Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información

Lo que no se debe olvidar en una web de empresa

Publicado por Israel Noguera

usabilidad_web.jpgNo vamos a discutir a estas alturas que cualquier empresa o negocio, independientemente del sector o tamaño debe tener presencia en Internet. Una página web va a proporcionar información 24 horas al día, 365 días al año.

Vamos a suponer el caso de una zapatería, una sencilla web presencial se va a encargar de trabajar durante todo el día facilitando datos tan interesantes como la localización, ofertas puntuales o productos disponibles.

Pero cada vez hay más competencia en la red y los usuarios son más exigentes. Esto requiere un poco más de dedicación de lo que venía siendo habitual. Cuidando algunos aspectos básicos mejoraremos notablemente nuestra web de empresa en la red.

Hay que prestar especial atención a las redes sociales, accesibilidad, contenido, diseño, personalidad y usabilidad. Todo esto parece obvio, pero no se tiene muy en cuenta a la hora de desarrollar una web de empresa.

El contenido es clave, ya no es suficiente con publicar 4 páginas estáticas que informan sobre los productos, servicios y localización de la empresa. Hay que mostrar actividad publicando contenidos frescos de forma periódica, ya sea mediante noticias o artículos relacionados con la actividad de la empresa.

El diseño es más importante de lo que parece. Un diseño limpio y respetuoso con la identidad corporativa de la empresa determinará si un usuario permanece en la página o se marcha, los primeros segundos son clave. No dejo de pensar en impresionantes diseños, pero que tardan 10 o más  segundos en cargarse y en consecuencia desesperan al usuario que acaban cerrando la página. Ni hablemos de portadas hechas en Flash con una barra que muestra el porcentaje de carga. Busquemos un diseño rápido, donde la información importante sea perfectamente localizable, un entorno espacioso y sin sobrecargar de contenido inútil, el minimalismo en una web de empresa es efectivo.

¿Personalidad? ¿puedes una web tener personalidad? por supuesto, vamos a darle vida, dejemos que todos los empleados participen complentando de alguna manera apartados de la web. Una sección donde con información del equipo humano es una buena manera de empezar. Un blog con artículos publicados por los trabajadores, como desarrollan su trabajo, por ejemplo.

A veces una web es demasiado inaccesible, permite poca interacción y el usuario desconfía. Una web integrada en las principales redes sociales va a darle ese plus de confianza que el usuario necesita. Los usuarios muestran mayor afinidad por aquellas empresas y marcas con las que pueden comunicarse de manera sencilla y directa. Integrar la web con las redes sociales no se debe olvidar, pero hay que trabajar constantemente respondiendo con transparencia y dedicación al usuario/cliente.

Y finalmente la web debe ser accesible y usable. Compatible con todos los navegadores más utilizados, así como todos los dispositivos del mercado, basando el desarrollo en estándares abiertos como HTML y CSS, aplicar diseños adaptables al medio.

Accesible para personas discapacitadas, ofrezcamos herramientas y preparemos la web para que todo o la mayor parte del contenido sea accesible y usable, que posibilite el derecho de permanecer en la página de forma autónoma y confortable. Textos y botones grandes, vídeos con subtítulos, acciones ejecutables desde varios dispositivos no solo el ratón... promovamos la accesibilidad.

Una web es para seres humanos, pensemos en el usuario y procuremos que pueda realizar de manera sencilla cualquier tarea. Pogamos a un niño frente la web y valoremos la experiencia.

En conclusión; una web no funciona sola, requiere dedicación e implicación humana, antes, durante y después del desarrollo. Pensemos en la usabilidad, accesibilidad y diseño antes del desarrollo y en la personalidad, contenidos y caracter social una vez la web se ha puesto en marcha.

Comentarios 0 comentarios